El nuevo look de ubuntu

marzo 4, 2010

El nuevo look de Ubuntu.

Ya estamos prontos a vivir el proceso de todos los abriles: El lanzamiento de la versión “x”.04 de nuestro querido sistema operativo. Canonical anunció que la próxima, que será un LTS, tendría un nuevo look, pues acá está.

No dejen de mirar el “tema” que vendrá por defecto en 10.04, me gustaron los botones de las ventanas.

(igual me gustaba bastante el antiguo, pero como con todos los cambios habrá que acostumbrarse… Me gustó especialmente el nuevo logo de Xubuntu)

Para la mayoría de los que leen estas líneas no será ninguna sorpresa el hecho que el pasado fin de semana (Jueves, Viernes y Sábado: 22, 23 y 24 de Octubre, respectivamente) se realizó el “10º EncuentroLinux” organizado, este año, por la UTFSM, UV, DUOC, UPLA y PUCV.
Para muchos, tampoco será un descubrimiento el hecho que este año presenté una exposición, “La Cuestión del Licenciamiento”, que tuvo la suerte y el honor de ser seleccionada.
Gracias a ello tuve la oportunidad de participar en este evento.
Lo primero que debo señalar es que en esta oportunidad junto a mi estaban como expositores tres de mis compañeros de ubuntu-cl: Cristián Barahona, Daniel Galleguillos y Pedro Villavicencio (el nombre de este último léase como lo haría un anunciador de nuevas contrataciones en el partido de “La Noche Alba”.
Mi presentación fue en el primer bloque del primer día, (o sea, abriendo el evento) debo confesar que pensé que la gente se iba a quedar dormida al escucharme hablar de derecho de patentes, marcas comerciales, derecho de autor, licencias de software, etc; pero muy por el contrario, con algo de sorpresa descubrí que la sala tenía más personas de las esperadas y que a medida que la exposición avanzaba algunos interesados levantaban la mano para hacer preguntas. Lo que me permitió relajarme y apuntar a las necesidades de los asistentes. Incluso luego de terminada la presentación se me acercó gente a consultar sobre sus dudas, lo que siempre alegra a un expositor. De más está decir que pueden contactarme para preguntar cualquier cosa sobre este tema.
exposicion
Otra cosa que me preocuaba era la participación de nuestra comunidad y en este punto me gustaría agradecer a Álvaro, Fernanda, Esteban y Patricio que estuvieron presentes en nuestro stand difundiendo la labor que realiza ubuntu-cl, y vendiendo diversos artículos con el fin de pagar nuestras deudas y además financiar con ese dinero diversos proyectos futuros (y no, no creo que esté dentro de ellos traer a Nixie Pixel). Lamentablemente debido a que la UTFSM es demasiado grande y el evento no se localizaba en un sólo lugar, los momentos que pude pasar junto a los muchachos fueron más escaso de lo que yo habría querido.
ubuntucl
Cabe señalar que debido a la “doble militancia” de Pedro y Daniel tuve la oportunidad de compartir agradables momentos junto a la gente de Gnome Chile y sus invitados, tres expositores peruanos, Diego Escalante, Sergio Infante y Juan Rojas; y el español Iván Frade. En dichos momentos me sirvió para conocer la realidad del software libre en otras partes del mundo y a ellos para aprender algunas cosas sobre la manera de hablar que tenemos los chilenos :D.
dia gnome
El primer día del EL2009 se realizó en las dependencias de la UTFSM, desde el comienzo me llamó la atención la cantidad de gente que estaba presente, la zona de inscripción en algunos momentos entró en caos, pero ne este caso dicho caos no podía ser sino positivo, me parece que nadie esperaba que llegara tanta gente (yo por lo menos no); el segundo día fue el denominado día distribuido, yo elegí ir a la PUCV (los viejos amores jamás se olvidan, aunque se mezclen con el odio :P), en las que las exposiciones se dividieron por temas entre las diversas sedes; finalmente el día sábado, como ya es costumbre, en paralelo a las exposiciones normales la gente de Gnome Chile organizó el Día Gnome, en lo que junto a Cristian ayudamos en lo que pudimos (nos gusta meter la cuchara en las cosas, además que fue una manera de devolver la buena vibra  que ellos tuvieron con nosotros).
El día Domingo ubuntu-cl organizó una actividad satélite llamada Valparaíso Open Tour, lamentablemente llegué a la “segunda parte” y no pude participar de todo el recorrido, pero durante la tarde la pasamos bastante bien caminando por Valparaíso, una ciudad que, como saben los que me conocen, adoro de todo corazón.
Al final de todas la charlas y conversaciones de pasillo, quedé impresionado con todo lo que se está haciendo en Chile y en latinoamérica en torno del software libre. Pese a mi total ausencia de conocimientos en temas técnicos y de programación no me sentí “como poroto en paila marina”,  muy por el contrario siento que aprendí un montón, y que para mucha gente mis conocimientos fueron un aporte: no fueron pocas las personas, que incluso con una cerveza en la mano, me planteaba situaciones o problemas, e incluso algunos plantearon proyectos interesantes (Espero poder concretar, por lo menos, la mitad de ellos).
En fin, después de casi tres años en el mundo del software libre, creo que esta experiencia fue inspiradora para seguir adelante junto a mis compañeros, creando comunidad y ayudando en todo lo que pueda.
Nota aparte, y he reservado el final para ello, mis felicitaciones para Sven y la gente de la organización ya que cada una de las divisiones (o poleras) funcionaron de lujo, a nosotros nos tocó tratar con la gente de naranja (atención de expositores) y rojo (encargados de sala), y entre todos los expositores con los que conversé existía la opinión unánime que todo funcionó como debía ser. Por otro lado la gente del Stand de ubuntu-cl me expresó similares impresiones en torno a la gente de amarillo y celeste (atención de público y logística) que fue la gente con la que trataron ellos. En cuanto a la gente de gris (el aspecto técnico) si no se notaron fue porque lo hicieron bien :P.
Cosas para recordar:  Los jabones Debian; El viaje 5.30am desde el Journal al hotel; arvaroTUX; el error de sala; el expositor que jugaba a “las escondidas”; Gokú v/s Vegeta; la loca idea de las promotoras de poleras; el pepe’s pizza; el frisbee indoors; la inundación; Chucky; el viaje en lancha; la fábrica china de poleras; los pirilongis;  la señora asustada en el ascensor; los vasos Lazy Town; y principalmente toda la gente que estuvo ahí.
Nos vemos en BioBio…

Es increíble, esto lo escribí hace un año y mucha agua ha pasado bajo el puente, sin embargo no he querido agregar nada nuevo a fin de conservarlo lo más fiel posible a su versión original.

Evolución Histórica de la Industria del Software Libre

Es imposible entender el software libre sin conocer su historia, es por ello que hemos decidido dedicarle un espacio dentro del presente trabajo.

El origen del software libre lo encontramos a fines de la década de los 50 y a comienzos de los años 60 ya que con los primeros desarrollos de software, comunidades de los denominados hackers[1] compartían el código de sus creaciones y las mejoras que a éste hacían. El estado de libertad y cooperación de estos pioneros recibe el nombre de ética hacker.[2]

En 1969 dos ingenieros de los laboratorios Bell de AT&T, Ken Thompson y Dennis Ritchie, crean el sistema operativo denominado Unix. La principal novedad de este sistema radica en el hecho de ser multiplataforma

Durante sus primeros años Unix solamente es usado y perfeccionado dentro de AT&T, hasta que en 1974 Thompson y Ritchie publican un artículo sobre Unix en el simposium de la Association for Computing Machinery (ACM), desde ese momento AT&T comienza a recibir solicitudes de universidades, centros de cómputo e incluso del gobierno de Estados Unidos a fin de obtener un copia del sistema, por lo que en poco tiempo Unix alcanza gran popularidad.

Una de las primeras universidades en adoptar Unix es la Universidad de Berkeley, la que lo utiliza para la investigación en materia de sistemas operativos. Sin embargo, pasado un tiempo AT&T retira el permiso de uso de Unix a la universidad. Por este motivo Berkeley decide promover la creación de su propio sistema operativo, el que basado en Unix, implementa todas las mejoras realizadas por dicha universidad al sistema de AT&T. Este sistema recibe el nombre de BSD[3] (Berkeley Software Distribution).

Debido a lo anterior, en la década de los años ochenta existen dos ramas de Unix, una producida por AT&T, la que día a día se va haciendo más privativa, agregando trabas a los usuarios para obtener el código y restringiendo las posibilidades de modificación y redistribución, mientras BSD, influida por el movimiento del software libre de Richard Stallman, cada vez va entregando más libertades a sus usuarios.[4]

Paralelamente a lo acontecido con BSD fueron apareciendo las compañías o empresas desarrolladoras de software tal como las conocemos hoy, éstas comienzan a contratar bajo cláusulas de exclusividad y confidencialidad a los antiguos hackers de Unix y de otros sistemas que se encontraban alrededor de los centros de cálculo de las universidades, lo que termina con la comunidad y cooperación científica reinante en los años setenta. Además, estas compañías ven en la restricción al acceso al código fuente una manera de conseguir una ventaja comparativa. Por estos motivos los hackers, su comunidad y su ética van desapareciendo del mundo universitario, que les era tan propio.

Desde el laboratorio de Inteligencia Artificial (IA LAB) del MIT, Richard M. Stallman vive toda esta evolución y observa con desagrado como su comunidad va desapareciendo y como va siendo despojado de lo que él considera sus libertades básicas como usuario de software.

Stallman desea resucitar la comunidad hacker, su ética y el desarrollo cooperativo, pero ve que no es suficiente con crear un par de programas de computadora y entregarlos a la comunidad para su uso y desarrollo libre, es necesario volver a poner en manos de los hackers un sistema operativo completamente libre, por lo que estima necesario crear un sistema operativo[5]. Así nace GNU[6], nombre que Stallman da al sistema operativo proyectado.

En este punto cabe hacer notar un detalle, debido a que “el desarrollo de un sistema operativo de principio a fin es un proyecto colosal[7]”, GNU desde un comienzo contiene piezas y programas existentes de software libre escritas por personas ajenas al proyecto. Este hecho denota una de las ventajas que tiempo mas tarde incentivaría a las empresas a desarrollar proyectos utilizando tecnologías libres: producir software libre ahorra al desarrollador trabajo ocioso, debido a que tiene a su disposición todo el trabajo realizado con anterioridad por la comunidad.

Casi al comienzo de su proyecto, Richard Stallman se da cuenta de una situación paradójica, la que explica de la siguiente manera:”Cuando un programa de software libre deja de estar en manos de su autor, esto no significa necesariamente que siga siendo software libre para cualquiera que se haga con una copia de él. Por ejemplo, el software de dominio público —software sin copyright— es software libre, pero cualquiera puede modificarlo y hacer una versión privativa a partir de él. Lo mismo ocurre con muchos programas libres con copyright que se distribuyen con licencias simples muy permisivas que autorizan el desarrollo de versiones privativas modificadas”[8]. Él no quiere que esto suceda con GNU, por lo que se aboca a encontrar una solución. Para ello crea lo que se ha denominado copyleft, que es un sistema de licencias que obliga al desarrollador que ocupa software librea a publicar el producto de dicho trabajo como Software Libre. De tal forma se aseguraba que todos los derivados de GNU serían Software Libre. En específico, la licencia que Stallman crea para GNU se denomina “GNU General Public License o GNU GPL”[9].

En 1985 Stallman crea la Free Software Foundation -FSF- a fin de promover y financiar GNU y otros proyectos de software libre.

El hecho de hacer GNU compatible con Unix acarrea una consecuencia inesperada, la calidad de muchos de los programas que se crean en GNU y la compatibilidad con Unix hace que muchos de sus componentes adquieran notoriedad y el interés de muchos para añadir funciones y depurar aquellas partes que funcionan de manera ineficiente. A fines de los años 80 GNU esta prácticamente listo, solo falta terminar la pieza final, el kernel.

En 1991 un estudiante de 21 años de edad, de la Universidad de Helsinki en Finlandia, llamado Linus Torvalds decide crear un núcleo -kernel- de sistema operativo basado en un clon de Unix llamado Minix[10]. Dicho kernel recibe el nombre de Linux. Rápidamente hackers del todo el mundo se interesan en el trabajo de Torvalds, y no pasa mucho tiempo antes de que comiencen a adosar Linux al sistema GNU, dando origen a lo que se conoce como GNU/Linux o simplemente Linux. El sistema operativo completamente libre, ya estaba listo.

GNU/Linux crece rápidamente, pero se encuentra limitado a los usuarios mas experimentados, principalmente por la ausencia de entornos de escritorio. Pero en el año 1996, el Proyecto KDE desarrolla el entorno de escritorio KDE -K Desktop Enviroment-, y en el año 1997 el desarrollador mexicano Miguel de Icaza, hace lo propio con el entorno Gnome. Esto hace de GNU/Linux un sistema amigable permitiendo el acercamiento de miles de usuarios.

También en 1997, Eric S. Raymond escribe el ensayo “La Catedral y el Bazar”, lo hace para relatar y conceptualizar su experiencia como coordinador de un proyecto de Software Libre, inspirado en el modelo de desarrollo Linux, creado por Linus Torvalds. Raymond estima que este modelo de desarrollo eficiente y económico puede revolucionar la industria del software, por lo que es necesario divulgar y acercar el software libre al mundo empresarial, con este fin, junto a Bruce Perens, funda la Open Source Initiative.

En aquel momento Microsoft remese el mercado de los navegadores web, con la inclusión de su navegador Internet Explorer en su sistema operativo, Windows, acaparando el mercado de los navegadores, posición que ostenta hasta el día de hoy. El principal rival de Internet Explorer, Netscape, ve en el movimiento Open Source y en el software libre una alternativa a fin de sobrevivir al fuerte golpe de Microsoft. Netscape se encontraba trabajando en el proyecto Mozilla, un navegador liviano y funcional, por lo que deciden liberar su código, ofreciendo a la comunidad la posibilidad de adaptarlo y agregar funcionalidades. La idea capta la atención del público rápidamente e incluso la revista Forbes y el Wall Street Journal publican artículos sobre él antes de su lanzamiento. El nombre que se da al navegador es Mozilla Firefox, tal es la popularidad que alcanza este navegador web que dentro de los 99 días siguientes a su lanzamiento es descargado por 25 millones de personas. Luego de Mozilla otro grande sigue su ejemplo, este es Sun Microsistem, que decide liberar el código de su suite de oficina StarOffice, con el nombre OpenOffice.

Cada día son más las empresas que siguen los ejemplos de Mozilla y Sun Microsistem, y deciden desarrollar y publicar sus productos con licencias libres. Incluso muchas empresas ofrecen versiones propias del sistema GNU/Linux, en un negocio que va en expansión captando cada vez a clientes mas importantes, a los que últimamente se han sumado, entre otros, el parlamente Francés y el New York Times.

NOTAS:
[1] A finales de los años 50, cuando los computadores eran gigantes del tamaño de un campo de fútbol, que funcionaban en modo texto e incluso con tarjetas perforadas, antes que existieran siquiera los estudios de informática en las universidades, alrededor de los centros de cálculo fueron surgiendo grupos de entusiastas que llevaban estas máquina a niveles insospechados, ellos recibieron el nombre de hackers -según algunos el nombre surge del hecho que encuentran atajos y soluciones ingeniosos a los problemas(hack es atajo en inglés) según otros, surge en los laboratorios de AT&T del sonido que hacen los aparatos al darle un golpe-. Lamentablemente en la actualidad la palabra se asocia a delincuentes, dedicados a romper sistemas informáticos, a los que preferimos llamar crackers. Asociar la palabra hackers a estos delincuentes es similar a asociar a los exploradores de la época de los descubrimientos a los corsarios y piratas que utilizan las rutas descubiertas por los primeros para cometer sus fechorías.
Para los hackers los retos intelectuales son tan importantes como la posibilidad de compartir sus resultados con el resto de la comunidad, por lo que el trabajo cooperativo y la costumbre de compartir la información son los fundamentos de lo que se ha denominado la ética hacker, ésta se inspira en el mundo académico y científico, donde las investigaciones y los resultados de éstas se comparten y publican, sirviendo de base para nuevas investigaciones. A su vez, la ética hacker sirve de fundamento a la ética del software libre.

[2] Más sobre los hackers y su ética en: Mas i Hernàndez, Jordi “Software libre: técnicamente viable, económicamente sostenible y socialmente justo” p.17 y ss., disponible en: http://www.softcatala.org/~jmas/swl/llibrejmas.pdf

[3] La importancia de BSD en la historia del software es innegable, debido a su licencia, tan libre que permite derivaciones privativas, ha sido usado como base para la creación de variados sistemas usados en la actualidad, por ejemplo, el sistema Solaris de Sun Microsystems y MacOS de Macintosh; también merecen especial mención las versiones libres de BSD: NetBSD quienes tienen como norte que su sistema funcione sobre el mayor número de plataformas (hardware) posible, OpenBSD orientado a la seguridad y que puede con razón jactarse de ser el sistema más seguro en la actualidad, FreeBSD el que busca llevar rendimiento eficiente al usuario de escritorio.

[4] Mas i Hernàndez, Jordi “Software libre: técnicamente viable, económicamente sostenible y socialmente justo” op.cit., p. 23.

[5] “(…) la primera cosa necesaria era crear un sistema operativo, el software crucial para empezar a utilizar un ordenador. Con un sistema operativo puedes hacer muchas cosas; sin él, ni siquiera puedes hacer funcionar un ordenador. Mediante un sistema operativo libre podríamos armar una nueva comunidad cooperativa de hackers —e invitar a todos a que se uniesen a ella. Y cualquiera podría utilizar un ordenador sin verse obligado previamente a conspirar para privar de esto a sus amigos.” Stallman, Richard “Software Libre para una Sociedad Libre”  p.19

[6] El nombre GNU es un acrónimo recursivo de “GNU’s not Unix” -GNU no es Unix– El mismo Stallman explica la decisión de basar su sistema en Unix y hacerlo compatible con este último “(…) Opté por crear un sistema compatible con Unix para dotarle así de portabilidad y facilitar el cambio a los usuarios de Unix.” (Stallman, Richard op. cit. p. 19).

[7] Stallman, Richard op. cit. p.20

[8] Stallman, Richard op. cit. p. 22

[9] La GNU GPL o simplemente GPL, es la licencia más usada por los desarrolladores de Software Libre, esto por la simplicidad y publicidad de su contenido, a lo que ayuda el hecho que la FSF la ha traducido a varias decenas de idiomas.

[10] Minix es un sistema operativo clon de Unix, creado por el profesor Andrew S. Tanenbaum de la Vri Universiteit de Ámsterdam, en el año 1987, con el objeto de enseñar a sus alumnos el diseño de sistemas operativos. El profesor Tanenbaum decide crear Minix, debido a la complejidad y a las restricciones (jurídicas) que Unix presenta. Debido a su carácter didáctico Minix es distribuido con su código fuente, pero no está permitida su modificación, ya que esto complicaría el sistema y dificultaría la comprensión de él por parte de los alumnos.

Hace algunos días un amigo me dio un gran dato: en Mplayer se puede adelantar y retroceder los subtítulos mientras se esta reproduciendo el video, ello es una gran utilidad para esas películas en las que los subtítulos se desincronizan con el video en la mitad.

Eso se hace con los botones “X” & “Z” del teclado dónde x adelanta y z retrocede.

Este dato mi amigo me lo entregó pensando en The Shield, dónde la versión que tenemos tiene un “previamente en The Shield” que hace que los subtítulos disponibles en todas partes no coincidan.

Bueno, yo uso el joystick como control remoto, y además para no estar parándome a usar el teclado para estos menesteres decidí asignar un par de teclas de mi joypad para realizar la misma función.

Lo hice siguiendo esta antigua entrada de este blog y agregando al final del archivo lo siguiente:

JOY_BTN2 sub_delay -0.1
JOY_BTN1 sub_delay +0.1

El archivo input.conf quedó así
#botones de joystick
JOY_BTN4 seek -5
JOY_BTN5 seek +5
JOY_BTN6 volume -1
JOY_BTN7 volume 1
JOY_BTN3 quit
JOY_BTN2 sub_delay -0.1
JOY_BTN1 sub_delay +0.1

El cuento:

Hace un par de años que tengo un Walkman Sony NW-E002F y la verdad que nunca me preocupé mucho por hacerlo funcionar en Linux.

Para los que no conozcan este aparatito (que en su momento pretendío ser la competencia de sony al ipod shuffle) les cuento que los chicos de sony no entendieron muy bien por dónde iba la cosa en ese momento y para meter música dentro de este bicho es necesario utilizar una aplicación privativa, que solamente corre en Windows llamada SonicStage. (Me compré esta cosa sin saber esto… a veces me equivoco)

Siempre supe que existía una aplicación desarrollada por un chico para su novia que permitía hacer lo que hace SonicStage de forma más o menos cómoda dentro de Linux, pero la verdad cuando lo probé estaba en etapas tempranas de desarrollo y no me funcionó muy bien, en ese momento decidí buscar lo  que mis artistas favoritos podían ofrecer en 512 MB (para dejar esa “carga” de música fija) así que no me preocupé mucho del asunto. Luego me compré un teléfono al que podía meter la música directamente arrastrando y soltando desde Gnome así que el viejo Walkie se fue al cajón del escritorio.

¿Y a qué viene todo esto? A que se acumularon los siguientes hechos:

1.- Salidas en Bicicleta, por lo que necesito algo que escuchar.

2.- Los audífonos del teléfono aislan demasiado y yo aprecio mi vida.

3.- He descubierto que más apropiado que la música es escuchar gente diciendo imbecilidades (podcast) mientras pedaleo. Y esos se pueden escuchar solamente una vez.

4.- Entrar a Windows para hacer todo esto es un fastidio. (Para cualquier cosa es un fastidio).

Así que  decidí mirar como andaba el desarrollo de la aplicación que comentaba arriba, y resultó que se ha seguido desarrollando y ahora es algo robusto y estable (sigue sin ser agradable a la vista, pero no se puede pedir todo… yo me conformo con que funcione y creanme que lo hace a la perfección)

Instalación:

Lo primero que necesitamos es tener instalado java 5 o 6 runtime, si como buenos ciudadanos que son instalaron en su momento el metapaquete ubuntu-restricted-extras (un montón de paquetes que sirven para que su sistema pueda operar en un mondo bombardeado por software privativo: codecs de video y audio, el famoso .rar, los videitos de youtube, las letras de Microsoft, y java, entre otros) ya tendrán esta cosa dentro de su sistema, si no lo han hecho, no se compliquen la vida, que para problemas hay miles, e instalen el dichoso metapaquete:

sudo apt-get isntall ubuntu-restricted-extras

Luego debemos instalar ffmpeg -creo que es un codec-, no recuerdo si también está dentro del metapaquete pero igual pongan lo siguiente:

sudo apt-get install ffmpeg

Ahora llegó el momento de descargar la aplicación.
La encontrarán en la siguiente dirección:
http://sourceforge.net/project/showfiles.php?group_id=174319

Allí vamos a descargar nwe00xmp3man y dentro de Optionals el archivo zip que se llama OMGAUDIO.

El primero es la aplicación propiamente tal y la segunda es una carpeta virgen para colocar dentro de nuestro walkman.

Llegó el momento de conectar su aparato al USB del PC
Se abre una ventana de nautilus con el contenido de su reproductor (el que está montado en la carpeta /media/disk), dentro hay una carpeta OMGAUDIO, esa carpeta la respaldan (copian en su disco duro) y la reemplazan por una carpeta OMGAUDIO virgen que encontrarán dentro del zip que descargaron.

Esto es lo que encontrarán

Esto es lo que encontrarán

La aplicación es un archivo .jar, este archivo lo toman y lo pegan también dentro de su sony walkman (/media/disk), allí también crearemos una archivo (Boton derecho- Crear documento -Archivo Vacío) al que le daremos el nombre FileManager y escribiremos dentro de él lo siguiente:

java -jar /media/disk/NW-E00X_MP3_File_Manager-0.17a.jar &

Así se verá luego de colocar todo

Así se verá luego de colocar todo

Dónde le estamos diciendo que ejecute la aplicación NW-E00X_MP3_File_Manager-0.17a.jar  que se encuentra en la carpeta /media/disk (fijarse que coincida con la versión que descargaron sino coincide
simplemente cambiar lo que corresponda en esta linea de comando).

Nautilus posteriormente reconocerá que esa secuencia es ejecutable y haciendo doble click al archivo FileManager que hemos creado nos preguntará si queremos ejecutarla para lanzar la aplicación (les decimos que si).

De todas maneras podemos lanzar la aplicación digitando ese comando en cualquier terminal, pero es más cómodo hacerlo desde el FileManager.

Esta es la ventana de ejecutar

Esta es la ventana de ejecutar

Ojo que para lanzarla desde una terminal tienen que ubicarse en la carpeta en la que se encuentra el archivo .jar

La aplicación funcionando

La aplicación funcionando

Ahora solamente es cosa de agregar y quitar archivos con los botones de la izquierda y cuando estemos seguros de todo lo que hemos puesto apretar debemos el botón marcado con el diskette para salvar todo en el dispositivo.

Update:

El desarrollador de la aplicación se puso creativo y terminó con el desarrollo y comenzó una nueva aplicación, bueno el tendrá sus motivos; el asunto es que esta cosa funciona bien para la finalidad que tiene. Como resultado no encontrarán los archivos en los enlaces que aparecen allí pero si lo harán en el siguiente enlace:

http://sourceforge.net/project/showfiles.php?group_id=190494

El archivo se llama nweooxmp3man y dentro de él encontrarán (luego de descomprimir) el .jar y en la carpeta que tiene dentro el omgaudio.

Hoy en Software Libre: Concpeto y Mercado, nos toca hacer una pequeña reseña sobre lo que es una licencia de software.

Licencias de Software.

Podemos definir las licencias de software como un contrato por  medio del cuál el titular del derecho de autor del programa informático, que recibe el nombre de licenciante, cede el uso y/o la explotación de dicho programa a otro, que recibe el nombre de licenciatario.[1]

El licenciante será el titular del derecho de autor, ya que es en razón de dichos derechos que se encuentra facultado para establecer las condiciones de uso y explotación del software que ha creado. Debemos advertir que la licencia solamente puede tener por objeto un software existente, ya que no cabe hablar de licencia si lo que se acuerda es el encargo del desarrollo de un software que todavía no existe[2], en dicha situación estaríamos ante otro tipo de contrato, pero si se pretende calificar como contrato de licencia de software, debemos señalar que jurídicamente carece de objeto.[3]

Las licencias de software las podemos clasificar desde varios puntos de vista, pero para el presente trabajo utilizaremos dos categorías: aquellas que distinguen entre licencia típica y atípica; y la que distingue entre licencia libre y licencia privativa.

Licencias Típicas y Atípicas.

El criterio de distinción entre licencia típica y atípica gira en torno al hecho que existen ciertas licencias de software que debido a su uso masivo han devenido en estándares, convirtiéndose en licencias tipo. Los ejemplos más recurrentes son las licencias BSD, Xfree86, Mozilla y la GNU/GPL; sin embargo, cada autor es libre de estructurar la licencia con la que distribuye su software, en los términos que estime conveniente, es por ello que existen las licencias atípicas, que son aquellas que no se ajustan a estos estándares.

Dentro del mundo del software libre es común el uso de licencias típicas, lo anterior debido a la comodidad que la estandarización acarrea[4] ya que dichas licencias son más o menos familiares para todo el mundo ligado al software libre. Por otro lado la compatibilidad entre los diferentes programas y sistemas en los aspectos jurídicos son tan importantes para los desarrolladores como la compatibilidad en aspectos técnicos y la manera más fácil de asegurar dicha compatibilidad es utilizando la misma licencia que emplea el sistema destino de la aplicación creada, u otra licencia típica cuya compatibilidad con la licencia empleada por dicho sistema, sea ampliamente conocida.[5]

Licencias Libres y Privativas.

En términos simples diremos que las licencias libres son aquellas que entregan al licenciatario todas las libertades propias del usuario de software. Por consiguiente, licencia privativa será toda aquélla que restrinja, de alguna manera, dichas libertades. En este punto nos remitimos a todo lo dicho en su momento, sobre las libertades del usuario de software.

A su vez, las licencias libres admiten una subclasificación, entre aquellas que poseen cláusula Copyleft y aquellas licencias sin dicha cláusula.

La licencia libre con cláusula Copyleft “es aquella cuyos términos de distribución no permiten a los redistribuidores añadir a su licencia restricciones adicionales a las de la licencia de que se sirvieron.”[6]

La cláusula Copyleft fue creada por Richard Stallman y la Free Software Foundation con la finalidad de asegurar al desarrollador original de un software libre que todo desarrollador derivado, que pretenda publicar su producto derivado, deba hacerlo mediante una licencia que asegure las mismas libertades a los usuarios que las contempladas en la licencia original. El ejemplo típico de licencia con cláusula Copyleft es la licencia GNU/GPL.[7]

La naturaleza de dicha cláusula es la de una condición resolutoria, ya que el licenciante entrega al licenciatario las libertades propias del usuario de software, con la condición que la licencia de todo trabajo derivado entregue a sus respectivos usuarios las mismas libertades.

Por otro lado, en las licencias libres carentes de dicha cláusula, nada obsta al desarrollador derivado para publicar y distribuir su creación bajo una licencia privativa. Ejemplo típico de este tipo de licencia son la licencia BSD.[8]

Notas

[1] Nos hemos visto en la necesidad de elaborar una definición propia de licencias de software ya que la mayoría de los textos no se detienen en este punto, o estudian las licencias de software entregando una descripción detallada del proceso de formación del consentimiento, muestra de ello es: Nonius, Jorge “Introducción a las licencias de software libre

[2] Nonius, Jorge idem.

[3] El objeto es un requisito de existencia de los actos jurídicos.

[4] Nonius, jorge, op. cit., p. 26

[5] En tal sentido existen muchas organizaciones que llevan catastros de licencias de software a objeto de analizar las compatibilidades entre unas y otras, destaca en este sentido la Free Software Foundation, la que posee un completo catálogo de licencias libres y privativas, señalando además, en el caso de las licencias libres, tanto su compatibilidad o incompatibilidad con la licencia GNU/GPL, como el hecho de si posee o no cláusula Copyleft. Free Software Foundation, “Diversas licencias y comentarios sobre ellas

[6] Nonius, jorge, op. cit., p. 27

[7] Texto en Español (traducción no oficial) de la licencia GNU/GPL disponible en: http://www.viti.es/gnu/licenses/gpl.html

[8] BSD License Definition disponible en: http://www.linfo.org/bsdlicense.html

En Software Libre: Concepto y Mercado, nos toca analizar un par de conceptos que puede llevar a confusiones:

El Freeware y el Shareware

Aún dentro del software privativo, queremos definir dos conceptos que se tienden a asociar al software libre, pero que, en realidad, no son otra cosa que medios ingeniosos de publicidad o de venta de software privativo.

Freeware.

El Freeware[1] es un método de distribución de software privativo que busca captar el interés del usuario entregando una copia completamente operativa de dicho software, y sin límite en el tiempo, ofreciendo a la vez, la venta de una edición con más herramientas o más moderna del mismo software, o incluso la venta de hardware y otros productos asociados al programa[2].

Las licencias de freeware generalmente permiten su redistribución, pero es muy raro que den acceso al código fuente, ni menos permiten la modificación del software, e incluso más, en muchas ocasiones llegan a restringir el uso que se puede dar al producto. Ejemplos de freeware son: Windows Media Player, iTunes, Internet Explorer, Opera Browser, Quicktime.

Shareware:

El Shareware[3] es una modalidad de distribución de software, para que el mismo pueda ser evaluado de forma gratuita, dicha copia de evaluación puede no ser completa o bien caducar después de un período de uso. Si el usuario desea utilizar de forma permanente o completa dicho software, debe comprar su licencia. Con posterioridad a la compra el desarrollador envía al usuario una copia completa del programa o la clave necesaria para superar las limitaciones señaladas.

Este método de distribución de software ha tenido mucho éxito y ha ayudado a muchas pequeñas empresas desarrolladoras a tener acceso al público masivo, sin necesidad de una gran inversión en publicidad.

Sin embargo, de lo dicho anteriormente, aparece claramente que este método Shareware es incompatible con el software libre pues limita las libertades del usuario, tanto en la etapa de prueba como en la posterior a la adquisición de la licencia, ya que todo el sistema de negocio descansa en el poder que tiene el desarrollador de liberar de las trabas propias de la etapa de prueba a cada copia del software, previo pago del precio correspondiente. Y, una vez superadas dichas trabas, la única facultad que se da al usuario es la de utilizar el software, pero nada obsta que incluso dicha facultad esté restringida. En cuanto a la redistribución generalmente está permitida, pero sólo referente al producto de prueba, de tal forma que el nuevo usuario deberá comprar la licencia correspondiente si lo que desea es el producto libre del mecanismo de limitación.

Notas:

[1]“Free (gratis) + ware (software). Cualquier software que no requiere pago ni otra compensación por parte de los usuarios que los usan. Que sean gratuitos no significa que se pueda acceder a su código fuente. El término fue acuñado por Andrew Fluegelman en 1982”, Diccionario Informático Alegsa

[2] Ejemplo de esto es iTunes, exitoso software reproductor de música de la compañía Apple, cuyo principal objetivo es servir de nexo entre e la compañía y los usuarios a fin de promocionar su sistema de venta de contenidos multimedia y su hardware reproductor de audio y video: iPod.

[3]“De share (compartir) + ware (software). Un tipo de software que es distribuido gratuitamente exclusivamente para ser probado, pero posee restricciones en su funcionalidad o disponibilidad. Por lo general son limitados a 30 días de uso, pero también algunos desactivan opciones como “Guardar”, o tienen limitado el número de veces que pueden ejecutarse, etc. En caso de que al usuario le convenza el software podrá comprarlo. El término fue acuñado por Bob Wallace.” Diccionario Informático Alegsa