The Wind That Shakes the Barley – Dead Can Dance

mayo 10, 2008

The Wind That Shakes the Barley – Dead can Dance

Esta canción tengo la suerte de conocerla hace varios años, sin embargo, cada vez que la escucho es como si fuera la primera vez.
En la voz de la maravillosa Lisa Gerrard el poema del Irlandés  Robert Dwyer Joyce (1836-1883) se nos presenta como un llanto desgarrador.

La historia del poema según se constata en Innisfree es la siguiente:

La canción está escrita desde la perspectiva de un joven rebelde de Wexford (costa sudoriental irlandesa), que se debate entre su viejo amor, la mujer que ama, y el nuevo amor, su querida Irlanda. La vergüenza que le produce soportar las cadenas extranjeras le empuja a unirse a los Irlandeses Unidos (United Irishmen), que van a protagonizar la rebelión de 1798. El drama en la canción lo aporta la muerte de su amada entre sus propios brazos por una bala enemiga. A nuestro héroe se le rompe el corazón siempre que escucha al viento agitar la cebada. Como es tradicional, las historias irlandesas nunca acaban bien.

La referencia a la cebada viene del hecho de que los rebeldes solían llevar en sus bolsillos cebada y centeno como provisiones durante las marchas. Esto dio lugar, después de la frustrada rebelión, al fenómeno del crecimiento de la cebada señalando precisamente la ubicación de las innumerables tumbas anónimas (conocidas como croppy-holes) donde se habían arrojado los cuerpos de los rebeldes muertos. El germinar de la cebada vino así a simbolizar la naturaleza regenerativa de la resistencia irlandesa al dominio británico.

Acá les dejo el texto del poema:

I sat within a valley green
Sat there with my true love
My fond heart strove to choose between
The old love and the new love
The old for her, the new that made
Me think on Ireland dearly
While soft the wind blew down the glade
And shook the golden barley

Twas hard the mournful words to frame
To break the ties that bound us
But harder still to bear the shame
Of foreign chains around us
And so I said, “The mountain glen
I’ll seek at morning early
And join the brave United Men”
While soft winds shook the barley

Twas sad I kissed away her tears
Her arms around me clinging
When to my ears that fateful shot
Come out the wildwood ringing
The bullet pierced my true love’s breast
In life’s young spring so early
And there upon my breast she died
While soft winds shook the barley

I bore her to some mountain stream
And many’s the summer blossom
I placed with branches soft and green
About her gore-stained bosom
I wept and kissed her clay-cold corpse
Then rushed o’er vale and valley
My vengeance on the foe to wreak
While soft winds shook the barley

Twas blood for blood without remorse
I took at Oulart Hollow
I placed my true love’s clay-cold corpse
Where mine full soon may follow
Around her grave I wander drear
Noon, night and morning early
With aching heart when e’er I hear
The wind that shakes the barley

Y una tradución que se aventuraró a hacer Berúthiel en su blog: “Mis circunstancias y yo”:

Me senté en el verdor del valle, me senté junto a mi verdadero amor.
Con el corazón debatiéndose entre los dos, el viejo amor y el nuevo amor.
El antiguo por ella, el nuevo que me hacía pensar tanto en Irlanda.
Mientras ligero el aire soplaba en la cañada y agitaba la dorada cebada.
Difíciles fueron las nefastas palabras para romper los lazos que nos ataban.
Pero más duro era cargar la vergüenza de cadenas extranjeras en nuestros hombros.
Entonces dije: “En la cañada estaré en la mañana.
Y me uniré a los valientes United Men, mientras suaves los vientos agiten la cebada.”
Entonces eché con besos sus lágrimas y la rodeé en un cariñoso abrazo.
Cuando un disparo enemigo estalló en nuestros oídos, silbando desde la salvaje floresta.
Una bala atravesó el costado de mi amada, tan joven en la primavera de su vida.
Y en mi pecho, en sangre murió, mientras el ligero viento agitaba la cebada.
Pero sangre por sangre sin remordimientos tomé en Oulart Hollow.
Y enterré el cuerpo de mi amada en la tierra, donde pronto tendré que seguirla.
Sobre su tumba he errado sin descanso, mediodía, noche y en la madrugada.
Con el corazón roto siempre al escuchar el viento que agita la cebada.

Sin duda una pieza hermosa y emocionante.
Me quedo con los últimos versos donde nuestro héroe nos da a entender que su corazón, pese a estar destruido,  ya no está dividido, ya que ahora su querida Irlanda cobija el cuerpo de su amada.

Bueno ahora a escuchar esta maravilla.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: